Para poder concentrarme en la respuesta primero debo profundizar en la pregunta: ¿quién?, habla de la identidad, de la esencia, incluso
es una pregunta que tiene muchos ingredientes como ¿de dónde vienen y a dónde van los jóvenes? Me puedo confundir al responderla, pero me dejaré llevar por la observación y lo que he escuchado.

Los jóvenes son empoderados de su territorio, les gusta preguntar y si no hay respuestas asertivas, no vuelven a preguntar o buscan los medios para llegar donde quieren llegar. Algunos son dispersos y en momentos de reflexión se desconcentran tarareando una canción que suena a lo lejos o recordando un momento gracioso; otros, a su vez, son desconfiados y distantes, pues desde su crianza o por las costumbres de su familia llevan ese legado.
Conozco muchos jóvenes arriesgados, que siguen sus ideales, que no les importa perderlo todo o lograr su objetivo; también están los que toman fotos a todo y a ellos mismos, que quieren retratar todo lo que hacen para después ajustarle una frase bonita o cursi y agregarlo a sus redes sociales.

Somos seres que le aportamos ideas positivas al mundo, que constantemente estamos creando iniciativas que no siempre se exponen o a la hora de compartirlas se nubla la mente, gagueamos o entendemos que nos hace falta más seguridad y que los adultos, por más comprensivos que parezcan, dudan de tus desaciertos.

Algunos somos enamoradizos, encontramos en otra persona ese ideal a seguir, nos identificamos con las emociones, escuchamos héroes, príncipes azules, algunos ogros lindos, otros que desde su sensibilidad te contagian de ternura y quieres seguirlos escuchando o sintiendo.

Guardamos secretos, travesuras o aventuras que pocos saben, secretos pequeños entre hombres y entre mujeres, besos, un detalles, gustos, críticas, halagos y compincherias que nos hacen reír bajito, acentuar, negar o aterrarnos.

A otros les apasiona competir, mostrar que son lo mejor en algo, que saben cuales son sus fortalezas y que, si se lo proponen, cumplirán el reto que se propongan. Son seguros y orgullosos de su talento, ¡claro! ¿si uno ha trabajado fuerte en algo como no lo va a poner a prueba con los demás?, ya está en el riesgo la posibilidad de encontrar alguien con mayor experiencia que te enseñe o que te haga frustrar.

Los jóvenes de Medellín somos curiosos y exploradores, cada uno con una misión o un propósito. A veces callamos, pero buscamos que la forma de ser vistos y escuchados sea por medio de música a altos volúmenes, por medio de manifestaciones o gritos, hablando de más y embarrándola para finalmente aportar de la manera más positiva, con el fin de ayudar a transformar tantos pensamientos errados que la sociedad en general aplica. 


Por: Laura Mercedes Montoya




Aliados

  • Colombiajoven
  • funda nutresa
  • alcaldía
  • ruta n
  • unal
  • ces
  • eafit
  • UPB
  • papaz
  • atudy
  • aualas